domingo, 15 de mayo de 2011

Un año



Hola:

Ya ha pasado un año desde que Jesús nos dejó para esperarnos en brazos de María.

Fernando y María Isabel han crecido, y son un par de personillas de lo más peculiar. Han heredado la sonrisa de su madre y un poquito del genio de su padre... María Isabel no se entera de nada, y saca a pasear cada dos por tres una risa de teleñeco que dan ganas de comérsela, pero Fernando, estos días, está un poco tristón y hace preguntas que nos desarman sobre el Cielo y su hermano.

José, ya a punto de asomar, sigue dándole tales patadas a María que ha veces la pobre se queda clavada sin poder moverse, pero al minuto ya está otra vez cuidándonos como si nada hubiera pasado... ¡Gracias Mamá!

María ha bloqueado los sentimientos estos días, para sobrellevarlo mejor, pero yo no he sido capaz.

Cada vez que veo a Fernando, a María Isabel, una patada de José (que se ven perféctamente), o a cualquier otro niño, me asomo a un enorme vacío, me quedo como absorto imaginandome a Jesús mirándome con cara de pillo, orgulloso de haber montado un castillo con los tacos, enfadado por tener que irse a dormir, cantando por la escalera camino del baño o incapaz de enganchar una croqueta con el tenedor...

Sé que, como me dijo un gran amigo hace un año, "objetivamente es un chollo tener a un hijo en el Cielo", que tendremos una eternidad para recuperar el tiempo perdido, y que sólo tenemos motivos para darle gracias a Dios por lo ocurrido, pero me duele el alma a cada minuto.

Por otro lado, el corazón en carne viva también paladea mejor cada instante con Fernando y María Isabel, saboreando como propios cada logro que alcanzan: Subir un escalón, dar un salto, poner un plato en la mesa, recoger un pantalón del suelo, ordenar un juguete, terminarse toda la leche, dibujar un sol, reconocer una letra en un cartel, compartir un dulce, rezar un "Jesusito de mi vida", dar una pedalada en la bicicleta o el triciclo...

Gracias a todos por haber compartido con nosotros este primer año, por vuestras palabras de aliento y por cada vez que os habéis acordado de esta familia en vuestras oraciones. Un abrazo,

6 comentarios:

Nekane dijo...

Preciosa entrada en el Blog. El viernes no me he olvidado de esa ya querida familia. Ese día a las 19:30 fue la Confirmaciòn de mi sobrina Lourdes, aquí en Oviedo y en una preciosa Iglesia muy antigua. Yo fui su madrina.
Es curioso, lo que son las cosas del Ciel, tuve muy presente, muy cerquita de mí a Jesús.
El lunes ya nos vamos a casa y estaremos más en contacto.
Os escribo con el iPhone.... No se si llegará bien se escribe muy mal. Aquí con tanto adolescente no hay quien coja un ordenador. Los fines de semana son de ellos.
Montones de besos
Loli
Montones de besos.
Loli

Piti dijo...

En estos momentos tan especiales os recuerdo mucho y pido por vosotros,muchos besos!
Piti

Angelo dijo...

Y seguiremos acordándonos. Un abrazo

Nacho dijo...

Queridos Fernando y María,

Nos acordamos mucho, muchísimo en estas fechas de Jesús y de vosotros sus padres y hermanos. Como sabéis recientemente ha sido el cumpleaño de nuestra pequeña Nerea, lo cual nos ha recordado los buenos ratos que nos ofrecistéis durante estas fechas tan especiales para vosotros.
Un fuerte abrazo y muchos besos de esta vuestra familia.

Nacho, Elena, Sara, Rodrigo y Nerea

P.D. No nos olvidamos de la cita que tenemos pendiente, pero mejor esperar a estar todos juntos con José. Estaremos en contacto.

Gonzalo dijo...

Desde este lado de la pantalla os seguimos recordando y mandando nuestro abrazo.

Ana (Valladolid) dijo...

Un abrazo muy fuerte en estas fechas tan especiales. No olvidamos a Jesús ni un momento. Mucho ánimo!!!

Ya no queda nada para ver la carita a José, eh???

Enhorabuena Fernando por esta entrada del blog. Una vez más, has conseguido emocionarme y expresar perfectamente tus sentimientos.

Un abrazo